S?bado, 16 de agosto de 2008

Erase una vez un pastor algo despistado,que tenia su rebaño de ovejas,pero notaba que le faltaba una de ellas,ya que no le salian las cuentas
al contarlas,él decia tener cien ovejas,pero  solo veia a 99 de ellas.
Dejó este pastor a las 99 ovejas restantes en los montes y salió en busca de su oveja perdida,llegandola a buscar por todas partes.
Lo gracioso es que el pastor pasaba por delante de ella y la oveja berreaba al ver al pastor,pero este no la reconocia.
Siguió buscando y harto de buscar,se sentó a la sombra de un árbol.
Fué entonces cuando la oveja perdida,encontró al pastor y poniendose frente a él le berreó con gran desesperación,
hasta que el pastor la vió y la reconoció,el pastor no se dió cuenta de que la oveja que se habia perdido,era una oveja negra y que por ese motivo
la confundió con un lobo,impidiendole su reconocimiento a simple vista.
Tomó el pastor loco de contento a su oveja y poniendosela sobre sus hombros,se dirigió al rebaño donde habia dejado a las 99 ovejas restantes.
Juntó el pastor a la oveja perdida con el rebaño y cual fué su sorpresa,que al volverlas a contar,la suma de todas juntas era de 999 ovejas.


Publicado por P.HAMLET @ 3:47  | blogs
 | Enviar